viernes, 11 de mayo de 2012

LIBRO LA IMAGEN. ANÁLISIS Y REPRESENTACIÓN DE LA REALIDAD (Cap. 2). ELEMENTOS BÁSICOS DE LA IMAGEN





Los seres humanos a lo largo de los años han intentado plasmar las imágenes de la “realidad”, ya sea a través de la escultura, pintura, fotografía, dibujos, en cine o en vídeo. EL mundo digital ha revolucionado el ámbito de las imágenes con el código binario. Al igual que la música electroacústica se basa en la manipulación y modificación del sonido con diferentes plug-ins (reverberación, distorsión, …), pues lo mismo ocurre con el vídeo y  la fotografía. Otro dato interesante es que este sistema permite un coste barato de estos soportes tanto a nivel profesional como doméstico, por tanto, muchos ciudadanos se pueden permitir tener estos recursos. Por ejemplo los móviles. Lo que está claro, es que es una comodidad tener en el móvil cámara de fotos, vídeo, Internet, … Todos estos recursos son muy fáciles de manejar por cualquier usuario lo que a su vez, facilita la el mercado/ la venta de estos productos (que en muchos casos se han convertido en esenciales en la Sociedad de la Información y de la Comunicación, la era digital). Estos avances tecnológicos repercuten en las ventajas que ofrecen al transformarse en señales digitales (Aparici, García Matilla, Fernández Baena y Osuna Acedo; 2008:53):
-       Una mejor calidad de la imagen y el sonido con mayor resolución, nitidez, color de la imagen y ausencia de pérdida.
-       Inmunidad a ruidos externos.
-       Compatibilidad entre diversos soportes.
-       Flexibilidad para la manipulación y creación de nuevas imágenes y sonidos.
-       Mayor capacidad de almacenamiento por la mejora de la compresión de los archivos.
-       Mayores posibilidades de difusión.
-       Reducción de tiempo y costes.
En cuanto a los puntos, se pueden considerar como “puntos de inflexión”, ejes fundamentales donde giran las restantes partes de la composición. Estos puntos se generan tanto a nivel de representación como a nivel sonoro, “puntos sonoros”. Como ya hemos comentado en el primer capítulo del libro “El sujeto en la pantalla” (Arlindo Machado) determinados sonidos (ruidos a modo de efectos especiales) o ligeras líneas melódicas son empleadas para resaltar o enfatizar algunos instantes de la representación. Recordemos que el silencio también forma parte del discurso musical, audiovisual.  
La línea se puede considerar la dirección del discurso rítmico-melódico de la composición musical o de la representación. Además de esa dirección, necesaria a la hora de crear aporta coherencia, unidad al conjunto de los elementos que forman la composición. Las líneas también se pueden aplicar en el crescendo o decrescendo de las dinámicas del sonido. Se puede jugar con los matices, que generan tensión o distensión a través de los crescendo o decrescendo graduales. También el juego de dinámicas nos permite emplear jugar con matices extremos (ppp, fff; por ejemplo). Son recursos sorpresivos, inesperados (en muchas ocasiones).
Debemos partir de una forma global, totalitaria que está a su vez estructurada en franjas más pequeñas. Estas unidades estructurales son las que se complementan de modo sucesivo, yuxtapuesto, … y dan ritmo, orden y unidad a la composición. En el caso de la imagen los recursos utilizados serían las figuras geométricas en varias formas, jugando con las dimensiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada